Cómo preparar una entrevista de acceso a la universidad

Cómo preparar una entrevista de acceso a la universidad

  • Oise España
  • Jueves 15 Septiembre 2022

Cada universidad tiene sus normas y requisitos para admitir a sus nuevos alumnos y, en algunas de ellas, la entrevista forma parte de uno de los procesos para la obtención de plaza.

Oxford

Para muchas universidades, la entrevista es uno de los elementos clave para la admisión. Consiste en una conversación entre el entrevistador y el futuro alumno para conocer mejor al solicitante de la plaza.

Previo a la entrevista, sin embargo, es importante hacer un trabajo de investigación sobre la universidad elegida y asegurarse de que se conoce bien a la institución en cuestión. Esto puede hacerse consultando temas relacionados con la identidad de la universidad: su misión, visión y valores; premios, noticias de interés, o acreditaciones, entre otros. Esta información servirá para tener una idea más completa de la universidad en la que se quiere estudiar.

La importancia de las entrevistas de admisión a la universidad

Las entrevistas de admisión a la universidad ofrecen una oportunidad de conocer y hablar con alguien que representa a la universidad. Presentan una manera sencilla de establecer una relación personal con la institución. La entrevista de ingreso a la universidad permite al entrevistado resaltar talentos y cualidades que no se pueden expresar en una solicitud de acceso formal. La entrevista es una oportunidad de expresarse de forma oral, describiendo particularidades; discutir metas y ambiciones y averiguar cómo la universidad puede ayudar a conseguirlas.

¿Qué tipo de preguntas hace el entrevistador?

En general, los entrevistadores están interesados en saber tres cosas: por qué el alumno quiere asistir a su universidad en particular y de qué forma podría ser ventajoso tenerle como parte de su alumnado, cómo es su personalidad y cuales son sus metas. Probablemente, en algunos casos, también será necesario responder a otras preguntas que nada tienen que ver con las anteriores, pero que también presentarán una oportunidad de mostrar habilidades de improvisación. A continuación se describen algunos ejemplos de preguntas que podrían ser formuladas durante la entrevista:

- Preguntas acerca de la percepción de la universidad y de lo que el futuro alumno podría aportar.

Estas preguntas muestran el interés del candidato en conocer a su futura universidad por medio de información en la página web o folletos informativos. Es recomendable describir por qué es la universidad adecuada y expresar las razones específicas de ello. Hablar sobre las actividades extracurriculares de la universidad y explicar por qué se quiere participar en ellas también es aconsejable.

A continuación, como ejemplo, algunas de las preguntas que podrían formar parte de la entrevista de acceso a la universidad:

  1. ¿Por qué quieres asistir a nuestra universidad?
  2. ¿Por qué serías apto para nuestra universidad?
  3. ¿Qué contribución harías al alumnado?

- Preguntas sobre la personalidad: es recomendable ponerse en valor a un mismo, pero sin pecar de arrogancia. Si el entrevistador pregunta sobre una debilidad, es aconsejable convertirlo en algo en lo que ya se está trabajando para mejorar (por ejemplo: “a veces me toma mucho tiempo hacer un proyecto porque quiero entregar un proyecto excelente, por eso estoy trabajando en una nueva forma de organizarme para asegurarme de que entrego el proyecto en el plazo fijado”). Es aconsejable hablar sobre las fortalezas de cada uno y de cómo estas pueden ayudar a conseguir metas. Es conveniente usar palabras más descriptivas que “gracioso”, “inteligente” o “experto”. Hay que ser honesto y demostrar la personalidad.

Algunos ejemplos de preguntas de entrevista podrían ser:

  1. ¿Cómo te describirías a ti mismo?
  2. Descríbete en tres palabras y explica por qué las has elegido;
  3. ¿Cuáles son tus fortalezas y tus debilidades?
  4. Describe una situación en la cual hayas tenido que hacer frente a una dificultad.

Hablar sobre los intereses, metas y ambiciones es muy importante: hay que hablar no solo los hobbies, sino también explicar por qué son importantes. Se debe buscar una forma de vincular los hobbies con las actividades extracurriculares que ofrece la futura universidad, hablar de la importancia de la universidad para el futuro, expresar los intereses en ciertas materias y describir cómo un título de esa universidad podría ser útil en el futuro.

Las preguntas de la entrevista tienen como objetivo evaluar qué es lo más importante para el futuro alumno y su capacidad para improvisar: estas preguntas intentan averiguar si el futuro alumno se ha informado lo suficiente sobre ciertos temas acerca de su futura universidad y si comprende sus valores. Se recomienda informarse sobre los eventos actuales antes de la entrevista.

Antes de la entrevista:

Se debe tratar de mantener una conversación y comportarse de forma natural durante la entrevista en lugar de repetir mecánicamente las respuestas preparadas. Pero es importante preparar y practicar la entrevista previamente con la familia y amigos para asegurarse de que se muestra la mejor versión de uno mismo y conseguir acudir a la entrevista con mayor confianza y tranquilidad.

Durante la entrevista:

Es preferible no asistir a la entrevista con los padres. Las entrevistas de admisión a la universidad son una forma para que los representantes de la universidad conozcan al solicitante como persona y como estudiante. Los padres tendrán oportunidad de hacer preguntas en otro momento.

Es fundamental ser honesto al dialogar y no mentir ni exagerar con las respuestas para impresionar. Así como mantener contacto visual y una buena postura durante la entrevista. Si la entrevista se realiza sentado, es recomendable buscar una posición cómoda, pero formal.

Si el entrevistador hace una pregunta de sí o no, es una buena oportunidad para argumentar el por qué de la respuesta e incluso hacer preguntas específicas sobre la universidad.

Después de la entrevista:

Es esencial ser atento y educado, dar las gracias al entrevistador y dar la mano al final.